NOTICIAS

Concursos24 de junio de 2009

Richard Rogers gana el concurso para la zona residencial de Garellano, en Bilbao

Carlos Ferrater

Carlos Ferrater
Ficha | Web

 Junquera Arquitectos

Junquera Arquitectos
Ficha | Web

César Portela

César Portela
Ficha | Web

El equipo del arquitecto británico se impone a otros cuatro finalistas en el concurso para la redacción del Master Plan de Garellano

Garellano es uno de los pocos espacios en Bilbao que puede permitir cambiar la estructura de la ciudad, lo que unido a su cercanía con el centro, lo hace doblemente valioso. La parcela abarca, además de las actuales sedes de la Policía Municipal y los Bomberos, las antiguas viviendas militares -que se mantienen- la parcela ocupada por Termibus y la vialidad del entorno. Esta operación, además, es fundamental para financiar el soterramiento de las vías de Feve en Basurto, una de las principales apuestas por la regeneración de la ciudad.

Según el concurso, el ámbito de actuación del Master Plan de Garellano sumaba una superficie de 58.675 metros cuadrados, un 15 por ciento de los cuales deben haberse reservado para espacios libres y zonas verdes. El objetivo era la construcción de 1.120 viviendas, de las que la mitad serían protegidas.

Las bases del concurso establecían que, de los cinco finalistas, tres serían elegidos por el Jurado entre los concursantes que se presentaran y otros dos equipos de arquitectura serían invitados a participar. Sin embargo, el Ayuntamiento de Bilbao y Bilbao Ría 2000, a la vista de la calidad de los equipos concursantes, propusieron al Jurado que designara, de entre los 36 aspirantes que se presentaron al concurso de ideas, a cuatro finalistas y eligiera, entre los concursantes, a un arquitecto local joven "cuya acreditada calidad en los trabajos realizados y presentados" permitiera garantizar "la calidad propositiva exigible".

El Jurado, presidido por Ibon Areso y formado por representantes del Ayuntamiento, el Gobierno vasco, Ría 2000 y los arquitectos César Portela, Ana Iglesias y Pablo Vaggione, aceptó esta propuesta y seleccionó, a finales de Octubre, como gabinete de arquitectura local joven a Suárez & Santas antes de iniciar la deliberación sobre la elección del resto de finalistas, que fueron Rogers, Stirk, Harbour & Partners, el gabinete MVRDV/IA + B/GRAS de Iñaki Aurrekoetxea, Jerónimo Junquera y, completando el grupo, Carlos Ferrater con Luis Domínguez (Katsura). Estos cinco equipos elaboraron proyectos más detallados y recibieron 30.000 euros por participar en el concurso más otra cantidad -un máximo de 6.000 euros- por la elaboración de la maqueta.

Casi 1.500 personas visitaron la exposición de los 5 proyectos finalistas explicados mediante una maqueta y tres paneles cada uno. Esta exposición estuvo abierta al público en Centro Municipal de Desinfección de Zankoeta, durante casi todo el mes de Mayo, donde los visitantes además rellenaron 200 formularios con sus comentarios, sugerencias y aportaciones a los trabajos presentados al concurso. De los que se extrajeron unas conclusiones que fueron transmitidas al jurado.

Finalmente, el jurado decidió el día 9 de junio que el equipo del arquitecto británico Richard Rogers, galardonado con el prestigioso premio Pritzker en 2007, fuera el elegido para redactar el Master Plan de la zona. Las obras, sin embargo, no podrán empezar hasta finales de 2011, cuando la parcela haya quedado liberada de la actividad de los servicios de emergencia.

Según "el correo digital", la propuesta del equipo Rogers, Stirk, Harbour & Partners contempla un gran parque de forma triangular que se infiltra entre los edificios para aprovechar al máximo los espacios libres, en una parcela de 58.675 metros cuadrados. A los arquitectos les llamó la atención que en Bilbao se pueden ver las montañas desde cualquier punto de la ciudad. «Es un milagro», destacó el director de la oficina en España, Simon Smithson, durante la inauguración de la muestra de maquetas. Una sensación que ellos han querido trasladar a su proyecto, de forma que el parque sea visible desde todos los rincones de la parcela. Será como un «imán verde» para el barrio, en palabras de Smithson. El diseño juega con la geometría y los bloques de viviendas van ganando altura hasta llegar a un nivel similar al de las torres de Isozaki. También se ha cuidado la orientación de las fachadas «para que todas las viviendas tengan sol».

Se pueden ver imágenes de todas las propuestas en la página Bilbao en Construcctión

Imprimir Enviar
Añade tu comentario