NOTICIAS

Arquitectura, Premios12 de abril de 2009

Peter Zumthor recibe el Premio Pritzker de Arquitectura 2009

Eterno aprendiz de ebanista, cuidadoso y sensible, lento y respetuoso, en la búsqueda de una arquitectura perfecta

Los  prestigiosos periódicos “The New York Times” y  “Chicago Tribune” anuncian en sus ediciones digitales de la tarde del domingo 12 de abril el nombre y reseña del galardonado para el Premio Pritzker de Arquitectura 2009. Es una información anticipada ya que teóricamente la información se reparte a la prensa para ser publicada en la edición del lunes. La red gana.

Peter Zumthor, arquitecto suizo nacido en Basilea, hijo de un fabricante de muebles y maestro ebanista ha sido galardonado con el Premio Pritzker 2009 de Arquitectura por el conjunto de su trabajo.

La entrega del premio tendrá lugar el próximo 29 de mayo en Buenos Aires y será la primera vez que se realice en Sudamérica.

El jurado de esta edición estuvo compuesto por: Peter Palumbo (Inglaterra), Alejandro Aravena (Chile), Shigeru Ban (Japón), Rolf Fehlbaum (Suiza), Carlos Jiménez (Costa Rica), Juhani Pallasmaa (Finlandia), Renzo Piano (Italia), Karen Stein y Martha Thorne (EEUU).

El arquitecto "monje" afirma que “la fuerza de un buen proyecto reside en nosotros mismos y en nuestra capacidad de percibir el mundo con sentimiento y razón. Un buen proyecto arquitectónico es sensorial. Un buen proyecto arquitectónico es racional”. (Pensar la arquitectura de Peter Zumthor)

Su trabajo es de alguna forma una posición de resistencia, un fructífero y esperanzador avance contracorriente, llevado a cabo a partir de una especial lectura del lugar y sus tradiciones, de una selección sabia y precisa de los materiales, y de un afán por aproximarse a la excelencia técnica y sensible en cada aspecto del proceso y del resultado construido. (Peter Zumthor- Bauten und Projekte 1986-2007. ETSAV)

Su obra incorpora la calidad de lo artesanal con un profundo interés por el conocimiento del pensamiento moderno. Su obra más representativa es el Edificio de las termas en Vals en Suiza (1991-96) cuyos temas principales son: la montaña, la estancia en su interior, las rocas, la piedra tratada y el agua. A través de hendiduras, juntas y espacios entre los bloques de piedra, corre el agua, entra la luz y crece la hierba. Otro de sus edificios más emblemáticos es la Capilla de Sogn-Benedetg (Sumvitg, 1988), donde su materialización se refiere a la construcción tradicional suiza de muros a base de escamas de madera, donde lo tradicional y lo contemporáneo se tocan.

El amplio espectro de sus propuestas abarca desde un pabellón para la protección de unas ruinas romanas en Chur-Welschdörfli (1986) donde conjuga una hermosa estructura en madera con plementerías de lamas del mismo material, unas viviendas para la tercera edad en Masans construida con hormigón, piedra y madera, posadas sobre una ladera desde la que se disfruta de una bella panorámica. El Museo de Arte en Bregenz (1990-92), un discreto cubo y una envoltura de grandes láminas de vidrio que crean un lugar acotado y preciso que dispone de la paz y el recogimiento necesario que requiere la contemplación de la obra de arte. El Pabellón para la Expo en Hanover (2000), organizado mediante un laberinto de muros formados por tablas de madera apiladas, unidas mediante la presión de unos grandes tensores.

Otros proyectos del maestro suizo: Escuela elemental Churwalden (1983), Casa de dos viviendas en Räth en Suiza (1983), su propio Atelier en Haldenstein (1986), Hotel con parque para ciegos al lado del Sihlsee (1986), Casa Gugalun en Versam (1994), Complejo Spittelhof, Biel-Benken (1996), Topography of Terror, International Exhibition and Documentation Centreen Berlín (1997), Villa in Küsnacht am Zürichsee Küsnacht (1997), Laban Centre for Movement and Dance en Londres (1997), Lichtforum Zumtobel Staff en Zürich (1997), Kolumba - Erzbischöfliches Diözesanmuseum en Colonia (1997-2000), Cloud Rock Wilderness Lodge Moab (1999), o la Capilla Bruder Klaus en Mechernich, Alemania (2005-07).

A lo largo de su carrera Peter Zumthor ha recibido numerosas distinciones y premios; la Medalla de Oro Heinrich Tessenow (1989), Premio Calberg Architecture (1998), el Premio Mies van der Rohe (1998), miembro honorario del Royal Institute of British Architects (2000) y el Premio Imperial de Japón (2008)

Palabras clave: Premio Pritzker
Imprimir Enviar
Añade tu comentario