NOTICIAS

Premios, Urbanismo, Arquitectura19 de diciembre de 2011

“Las Burgas” se quedan en Ourense

Así se llama el proyecto ganador de la nueva intermodal ourensana diseñada por Foster + Partners, G.O.C. y Juan C. Cabanelas Rodríguez, y que tal vez nunca se llegue a construir.

La semana pasada se conocía el nombre del proyecto ganador de la nueva estación del AVE de Ourense. Elegida finalmente entre siete candidaturas (Alejandro Zaera Architecture, Naos 04 Arquitectos, Ove Arup & Partners y Esteyco; Cruz y Ortiz Arquitectos y Prointec; Foster + Partners, G.O.C. y Juan C. Cabanelas Rodríguez; GPO Ingeniería, Joao Álvaro Rocha Arquitectos y Souto Mora Arquitectos; KV Consultores de Ingeniería, Proyectos y Obras, Juan Herreros Arquitectos y Enrique Álvarez-Sala; Rogers Stirk Harbour & Partners, Vidal y Asociados Estudio de Arquitectura y Fhecor Ingenieros; Saitec y Mangado Asociados), y anteriormente entre treinta propuestas, la Unión Temporal de Empresas formada por Juan C. Cabanelas, G.O.C Ingeniería y Foster eran elegidos ganadores de una propuesta que no solo es una estación para la ciudad gallega, sino que se convertiría en todo un hito.
 
El jurado fue convocado por Adif y tomaba parte en él el Ayuntamiento de Ourense, mientras que administraciones gobernadas por el PP, como la Xunta y la Diputación Provincial, habían rechazado participar en esta segunda convocatoria.
 
El jurado ha puntuado los distintos proyectos presentados siguiendo los criterios de valoración recogidos en el pliego, entre los que destacan la calidad urbanística y arquitectónica; el interés general, creatividad e innovación de la propuesta técnica; la integridad y coherencia constructiva junto con la valoración de costes de mantenimiento según certificación energética y otras exigibles; la calidad en la resolución de la integración del entorno; la adecuación de la propuesta a las funciones; la mejor solución constructiva y de usos; la accesibilidad y eliminación de barreras arquitectónicas; las medidas de gestión medioambiental durante la realización de los trabajos; los proyectos de I+D+i aplicados en su ejecución, y los procedimientos de certificación de calidad y control de calidad durante la ejecución de los trabajos.
 
La estación será la nueva entrada a la ciudad. Un proyecto integrador, y que el jurado ha seleccionado por ser “la propuesta más idónea y que aporta la mayor calidad arquitectónica y técnica", además de que contempla una construcción en superficie y su integración en el entorno de la ciudad. El proyecto incluye nuevos edificios para el puesto de mando y oficinas de Adif, la prolongación de la calle Xesús Pousa Rodríguez y el proyecto básico de plaza de cobertura de vías entre la nueva estación intermodal y la avenida de Santiago, además de un anteproyecto que organiza el área de intermodalidad de transporte de viajeros en el ámbito de la estación ferroviaria de Orense.

“Las Burgas 11/11/11”, mantiene el edificio actual de la estación como centro de promoción de la ciudad y provincia, así como los depósitos del agua, que sugiere reutilizar para restaurante (enfatizando su presencia como referentes históricos). Asimismo, crea un edificio diáfano para la estación de ferrocarril y de autobuses y conserva también la máquina del tren como punto central de una glorieta rectangular desde la que partirá también la conexión hasta la calle Río Arnoia.
 
Para el presidente de Adif, Antonio González, el proyecto “cumple con las necesidades de integración urbanística y las condiciones de sostenibilidad que se pedían”, además de cubrir la necesidad de reestructuración de la zona, así como la permeabilidad entre dos barrios hasta ahora separados, precisamente por las vías del tren. Según Juan Cabanelas (colaborador de Foster en este proyecto), la propuesta fue elegida “por el plus que le hemos añadido ha sido el saber entender la ciudad, buscar esa conexión perdida cuando se hizo la estación Empalme. Comprendimos que la ciudad quería unirse formando un todo. Eso, unido a una solución sencilla conceptualmente de lo que es la estación”. En cuanto al uso de energías renovables se destaca la presencia de placas solares en el cubrimiento de la estación y la apertura y permeabilidad del edificio que recibe la luz exterior y al mismo tiempo visualiza todo el exterior integrándose en el entorno urbano sin protagonismos rebuscados.
 
Un presupuesto de 67 millones de euros y un plazo de ejecución de 42 meses convertirían este anteproyecto en un icono de la arquitectura orensana. Un futuro que peligra por varias razones: el elevado presupuesto, el momento de cambio político que estamos viviendo (con lo que implica el cambio de poderes)  y el desacuerdo mostrado por algún partido al no “soterramiento” de las vías, son las más significativas. Así, aunque con proyecto elegido, habrá que esperar para saber si en Ourense, en un futuro cercano, habrá dos “Burgas” que visitar.
 
Más información
Palabras clave: Estación Adif, Premio concurso
Imprimir Enviar
Añade tu comentario